FANGIO Y LA MECÁNICA NACIONAL:


Los autos de Fuerza Limitada y Fuerza Libre, fueron el trampolín para llegar a los Grand Prix primero y a la Fórmula 1 después.

Por: Oscar Filippi


Como ya comentamos en la nota anterior, en el año de 1948, Juan Manuel Fangio obtiene su último triunfo en Turismo de Carretera, el 25 de abril de 1948, ese fue su sexto y último triunfo en el Turismo Carretera, con su cupé Chévrolet de 1939 de color rojo, que hoy se exhibe en el Museo que lleva su nombre.

Su primera competencia en Mecánica Nacional (MN), previa a la carrera por el Premio Ciudad de Rosario, ocurrió en 1947 en el circuito de Retiro a bordo de un Chevrolet con chasis de Ford T.

Nace “La Negrita”:

Cuando los hermanos Fangio compraron esta "baquet" en Mar del Plata en el taller de Clon de la calle San Juan, tenía chasis y diferencial de Ford "T" y motor Chevrolet de 4 cilindros modelo 1927. Al comenzar la Temporada 1947 de Mecánica Nacional, ese motor fue sustituido por otro de 6 cilindros de camión "Guerrero" que era rezago de la II Guerra Mundial. Debido a su mayor peso, se trabajó en la suspensión y en el refuerzo del chasis, al que se le colocaron planchuelas laterales remachadas y soldadas, adaptando los apoyos al nuevo motor más largo, lo que obligó a correr hacia atrás la pedalera, achicando el habitáculo y modificando el movimiento de los pedales. Estos quedaron de forma tal que, según solía recordar el propio Fangio, "...en lugar de pisar los pedales hacia adelante, tenía que pisarlos hacia abajo, como tocando el órgano...".

José Duffard y Rubén "Toto" Fangio, hicieron varias modificaciones al sistema de refrigeración por problemas de temperatura experimentados en el Circuito de Retiro. Como no había plata, sumaron al radiador frontal existente, otro panel radiador, y como todavía calentaba, agregaron otro radiador chico en la cola, lo que dio resultados satisfactorios.

"La Negrita" corrió cuatro competencias en la categoría Mecánica Nacional con Juan Manuel Fangio al volante, logrando un primer puesto (Rosario), dos terceros (Retiro y Mendoza) y registrando un abandono (Necochea).

Por la clasificación obtenida en Mecánica Nacional en Rosario, desde la modestia de su mecánica, por primera vez enfrentó a Fangio con los autos "Grand Prix" en la Temporada Internacional.

Fangio contaba que "...era un auto tan feo, que en las anteriores presentaciones nadie reparó en él. Pero al ganar en Rosario, todos se fotografiaban a su lado y hasta me lo pidieron para exponerlo en varias Concesionarias..."

Por él, siempre repetía... "¡- que autos lindos son los que ganan!".

Luego de su triunfo en MN, Fangio fue habilitado reglamentariamente para competir en la prueba de coches Grand Prix que ganó Achiles Varzi, con Alfa Romeo. Significó su debut en pruebas internacionales de pista con un coche de Mecánica Nacional. Pero necesitaba de otra mejor herramienta para medirse con los autos internacionales. Nace el “Volpi-Chevrolet”

Luego de una carrera en Mendoza, Fangio decide cambiar a "La Negrita". Adquiere el Volpi que tenía un motor Rickembacker. El auto fue bautizado "La Petisa" y debutó con poco éxito el 13 de julio de 1947 en Bell Ville. Fangio decide colocar un motor Chevrolet con el que logra un brillante triunfo en el Uruguay. De allí en más Fangio y su "Volpi-Chevrolet" cosecharon victorias en casi todas sus presentaciones en la Mecánica Nacional durante los años '47 y '49, siempre bajo la preparación y atención de Rubén "Toto" Fangio.

Durante el resto del año de 1947, triunfó en el GP Ciudad de Montevideo-Uruguay y en el GP Primavera de Mar del Plata y en el circuito “Doble Vuelta de la Ventana” de Turismo Carretera, que fue su quinta victoria en la categoría.

Ese año, recibe también la primera invitación para correr un auto de Grand Prix europeo, un Maserati 1500 de la escudería francesa Naphtra Course perteneciente al volante George Raph. Su participación ahí fue seguida por la de «Vuelta de Pringles» y «Vuelta de Entre Ríos», ambas pertenecientes a la categoría Turismo de Carretera.​ Luego triunfó en tres carreras de MN, el 21 de marzo en el Premio Otoño de Palermo, el 28 de marzo en las “100 Millas Playas de Necochea” y el 2 de mayo en el Premio Ciudad de Mercedes Uruguay, todas con el "Volpi-Chevrolet" (La Petisa). En una estadía en Francia, Amadeo Gordini lo invitó a competir con un Simca Gordini en Reims. A pesar de que abandonó en las dos pruebas, significó su debut en carreras de GP europeas.

Ese año, cerraría de la peor manera para Juan Manuel Fangio, él era uno de los 141 volantes inscritos para competir en el Gran Premio de América del Sur, que abarcó 9.579 kilómetros entre Buenos Aires y Caracas, en la noche del 29 de octubre de 1948. Durante el trayecto, programado en 14 etapas, el Chevrolet 1939 que piloteaba cayó en una hondonada en los precarios caminos peruanos de montaña. Los organizadores habían decidido que gran parte de ese tramo se efectuara de noche a pesar del cansancio de los corredores ya que Perú transcurría un momento político tenso y se temía un levantamiento militar durante el desarrollo de la carrera. El accidente no solamente inutilizó su vehículo, sino que le causó la muerte a su copiloto y gran amigo, Daniel Urrutia.

Recuerda Fangio que, “Habíamos pasado Huanchaco y el reflejo de mis faros sobre blancos paredones me encegueció. Enfrentamos una curva con terraplén, pero no la vi. Y el coche mordió arenitas y entró a dar vueltas. En ese momento tomé noción del desastre.”

Su automóvil era seguido por Oscar Alfredo Gálvez y Eusebio Marcilla, quien se ocupó de trasladar a Fangio y los restos de Urrutia al Hospital de Chicama, ganándose para siempre, el apodo de "Caballero del Camino" Su muerte causó tanta repercusión en América que la Asociación Corredores de Turismo Carretera conmemoró el “29 de Octubre como el Día del Acompañante y Copiloto del Automovilismo Deportivo Argentino”.

El año de 1949, fue también especial en la carrera deportiva de Juan Manuel Fangio, ese año, el día 6 de Febrero corre y gana el Gran Premio Jean-Pierre Wimille, en el circuito de Palermo. Se realizó en un lluvioso fin de semana en el "callejero" de Palermo en la Capital Federal, en el trazado que se utilizaba para las pruebas internacionales que medía 4.865 metros, donde Fangio participó con el "Volpi-Chevrolet" al que llamaban "La Petisa" y se anota otro triunfo en la Mecánica Nacional.

Pero inició triste para el automovilismo mundial, Jean-Pierre Wimille, en Enero de 1949, también pierde la vida, durante pruebas de clasificación, en el circuito de Palermo. El mismo piloto francés que había señalado a Fangio, como una promesa internacional.

El domingo 27 de Febrero de ese año, el piloto de Balcarce obtenía su primer triunfo relevante en el plano internacional a bordo de Maserati CL-48, en el GP “Ciudad de Mar del Plata”, corrido en el circuito callejero del “Torreón del Monje”, de 4.045 mts. de extensión.

La largada ubicó al Chueco en primera fila, al lado de Villoresi con la pole, Ascari y Farina. En la salida prevaleció el argentino y picó decididamente en punta. Antes de la décima vuelta Ascari se detiene y Fangio aprovecha para quitar con las manos el caño de escape que se había roto. Poco después pasa a Ascari y se coloca como escolta de Fangio, empieza a limar segundos hasta ubicarse a solo seis, en la vuelta 20a.

La curva de la “Pileta Cubierta” era una cuasi horquilla en subida, que por determinación del rodado angosto que se usaba, se entraba abierto para ceñirse luego sobre el cordón interno que delimitaba el circuito - lo opuesto de lo que se hace ahora - Fangio exigido, mantenía la cuerda férreamente y Villoresi intentó en la vuelta siguiente una jugada estratégica. Varió el ángulo de giro y acelerando bruscamente intentó pasar por afuera. Villoresi, puso su máquina a la par de la de Fangio, pero muy abierto. Juan Manuel pisó el acelerador, rugió el escape roto de su Maserati y prácticamente se zambulló en la curva del Torreón. Tomó entonces unos 15 metros de ventaja, que fueron definitivos.

Luego, el 20 de Marzo, corre “El Premio Fraile Muerto", en la ciudad de Bell Ville, Provincia de Córdoba. Juan Manuel Fangio obtuvo otro brillante ganador quien, a bordo de su Volpi-Chevrolet, superó con gran pericia a los calificados volantes que se presentaron a la prueba de este año. Gran cantidad de público rodeó el circuito serrano como una muestra del vivo interés que había entre los aficionados por esta carrera. En la largada estaban J. M. Fangio, P. Gulle, J. Solá, E. Barbalarga, O. Juchet, J. Fantó y D. Cataudella entre otros.

El Equipo Argentino del A.C.A. “Achiles Varzi”:

Se despedía del público argentino, había sido nombrado “Jefe” de la Delegación Argentina, del Equipo de Competición Internacional del Automóvil Club Argentino, llamado “Achiles Varzi” e integrado por los corredores, argentinos José Froilán González, Alfredo Pián y circunstancialmente participaron también, los italianos Nello Pagani y Franco Comotti, junto al suizo Toni Branca.

Los autos eran un Maserati 4CLT/48, con un motor 4CLT L4 1.5. pintados de color azul y con el capó en amarillo (colores internacionales para la Argentina en el automovilismo mundial).

Juan Manuel Fangio asombra, ganando las cuatro primeras competencias consecutivas en que participa: San Remo, Pau, Perpignan y Marsella. Sigue la serie en Monza, con la nueva Ferrari 125 que recibe tres días antes de la carrera, batiendo al Equipo Oficial Ferrari, con Ascari, Villoresi y Bonetto. También gana en Albi, Francia, piloteando la Maserati 4 CLT - con la que había logrado, el 27 de Febrero, su primera victoria internacional en el Circuito de Mar del Plata.

El 25 de agosto de 1949 Fangio regresa a la Argentina. Después de haber corrido diez carreras en Europa y ganando seis. En su presentación ante los pilotos de Grand Prix, cumple con el éxito vaticinado por Jean Pierre Wimille. La prensa europea estaba conmocionada.

En 1949 Fangio disputa un total de 19 carreras. En este año se despide de sus viejos amores, el Volpi-Chevrolet, con el que gana en Bell Ville, en la Categoría Mecánica Nacional Fuerza Libre y el Chevrolet 1939 con motor 1946,



de la Categoría Turismo de Carretera, con el que obtiene un segundo lugar, detrás de Juan Gálvez, en el Gran Premio de la República Argentina, el más extenso de la historia.

Por su labor en la Temporada Internacional en el país, resultó Sub Campeón Argentino de Autos Especiales y es tercero en el Campeonato de Turismo Carretera, la especialidad folklórica del automovilismo argentino, en la que el sello de Fangio y los Gálvez marcan una época inolvidable para la historia de este deporte y la eterna rivalidad Chevrolet-Ford.

81 visualizaciones0 comentarios