1950 – Los Tres Primeros Triunfos de Fangio en la F1:

Por: Oscar Filippi

Época dorada del automovilismo argentino.


21 de Mayo 1950 GP de Mónaco:

Tres argentinos anotados para el GP de Mónaco, en el tradicional circuito callejero de Montecarlo, Juan Manuel Fangio, como piloto oficial del “Equipo Alfa Romeo”, con la “Alfeta-158”, José Froilán González y Alfredo Pián, con la Maserati 4CLT/48 del Equipo “Achiles Varsi” del Automóvil Club Argentino.

Juan Manuel Fangio con su “Alfeta-158”, estableció la “pole positions” con un tiempo de 1m52.2/100, nada menos que dos segundos y medio de ventaja sobre el segundo clasificado.

En realidad, el segundo piloto más rápido había sido Luigi Villoresi, a "solo" dos segundos y una décima de Fangio pero un complejo sistema de clasificación aplicado en Mónaco para lidiar con el tráfico en pista dejó al italiano en sexta posición en la grilla. Al final, eran 21 pilotos los que debían formar la grilla de largada, aunque solo lo hicieron 19 ya que el argentino Alfredo Pián tuvo un accidente en los entrenamientos y no pudo reparar el coche y Peter Whitehead tuvo problemas con el motor antes de la largada.

El primer Gran Premio de Mónaco puntuable para el mundial de Fórmula 1, fue lógicamente el de 1950. La cita monegasca era la segunda del campeonato del mundo tras la cita inaugural en Silverstone (GP de Inglaterra). Esa segunda carrera de la historia de la categoría es recordada por varias cosas, aunque la más mencionada es seguramente el hecho que, el 21 de mayo de 1950 se produjo la primera de las 24 victorias de Juan Manuel Fangio en la "EfeUno".

La carrera comenzó con normalidad y con Fangio en punta. Para cuando el "Chueco" llegó a la zona de salida, su ventaja sobre Farina, era ya remarcable. Justo tras pasar Fangio, la curva de la “Tabaquería”, el viento levantó una ola tan arriba que invadió la pista de forma espectacular. De esta forma, el circuito estaba completamente seco a excepción de una sección concreta... sin esperarlo los pilotos.

Farina, que rodaba segundo, no esperaba encontrarse la pista mojada y perdió el control. Lo que siguió al golpe del Alfa Romeo con el muro, fue una situación dantesca con multitud de coches intentando mantener el control a la vez que intentaban evitar golpear los demás coches que había parados en el circuito. A todo esto, Fangio seguía rodando sin saber lo que había ocurrido detrás suyo. Pero al llegar de nuevo a la zona del accidente, hizo gala de su capacidad de observación, su inteligencia y su talento.

Tal y como explicaba el propio Fangio, tras terminar la carrera, se dio cuenta que sucedía algo, cuando vio que los espectadores no miraban en su dirección a pesar de ser el líder de carrera. Entendiendo que los aficionados estarían esperando su llegada en situación normal, comprendió que algo debería estar distrayéndoles y redujo la velocidad, evitando lo que podría haber sido un accidente dramático. Afortunadamente no lo fue y de hecho nadie resultó herido en ese incidente, aunque José Froilán González, sufrió ligeras quemaduras en un accidente posterior, resultado de los daños sufridos en su Maserati.

Hoy, su hijo Oscar “Cacho” Fangio, recuerda que, Juan Manuel (su padre), le comentaría a posterior de aquella carrera que, los organizadores de la prueba el “Automobile Club de Monaco”, entre las actividades previas al Gran Premio, les habían mostrado a todos los pilotos participantes, una película, con un resumen fílmico de todas las competencias realizadas en aquel tradicional circuito callejero de Montecarlo, desde el fundador de este circuito, que fue Antony Noghès y concretó su primer carrera en 1933.

Desde allí hasta 1950, con la pausa que impuso la Segunda Guerra Mundial, se había realizado la película, a Juan Manuel Fangio, le habría llamado la atención, durante un accidente, el público que, fijaba su vista en el accidente, sin importar lo que pasaba en pista.

Siempre lo recordaba, repite Oscar, su hijo. Eso y la impresionante “atención dispersa” con la que contaba, que le permitió ver la reacción del público ante el accidente, cando salía del difícil túnel, que todos conocemos. Un sector en bajada, de alta velocidad que lleva a la “S” (hoy chicana), que conecta con el embarcadero y la costa misma. Allí se percató que el público tenía su atención puesta en otra cosa, no en la carrera, ese detalle, le permitió reducir la velocidad y pasar con tranquilidad, entre los autos accidentados.

De esta forma, nueve pilotos -entre los que se encontraba el Cooper-JAP de Harry Schell, el primer Fórmula 1 con motor trasero, abandonaron en esa primera vuelta mientras que González lo hizo en la tercera. Por lo tanto, tras la segunda vuelta quedaban solo nueve pilotos en pista con el prospecto de tener que sobrevivir 98 giros más. Curiosamente, solo hubo que lamentar otros dos abandonos a lo largo de la carrera; Philippe Étancelin por una fuga de aceite y Luigi Villoresi con problemas en el diferencial.

Mientras tanto, Juan Manuel Fangio seguía en lo suyo y condujo con maestría para llevarse su primera victoria en el campeonato del mundo, aunque sin demasiada oposición en realidad. De hecho, el Alfa Romeo finalizó la carrera, 1 vuelta por delante del Ferrari de Alberto Ascari. Para el equipo de Enzo Ferrari, era un día especial. No estuvieron en Silverstone así que el Gran Premio de Mónaco de 1950 suponía su debut; un debut que llegó con una espléndida segunda posición.

El podio lo completó el héroe local Louis Chiron, convirtiéndose en el segundo hombre de más edad en subirse al podio a sus 50 años.

18 de Junio - Gran Premio de Bélgica:

El 18 de Junio de 1950, se produce el Segundo Triunfo de Juan Manuel Fangio en la Fórmula Uno, en el Grand Prix de Bélgica, en el trazado semipermanente de Spa-Francorchamps, que tenía una extensión de 14,120 Kilómetros de extensión. Esta es la quinta ronda del campeonato mundial de pilotos de F1. El circuito de Spa-Francorchamps, había sido ligeramente modificado (especialmente en Stavelot). Los competidores tienen que recorrer 35 vueltas (494.200 km) bajo un sol radiante.

Alfa-Romeo alinea sus tres “Alfeta-158” habituales del equipo de las "3F" (Fagioli, Fangio y Farina). La Scuderia Ferrari innova alineando para Ascari un 275F1 (con motor V12, 72 x 68 mm = 3.322.3 cm3) mientras que Villoresi conserva su habitual 125F1. Maserati solo está representado por el Equipo "Swiss Branca" y su 4CL. Los Talbot-Lago estaban representados con los autos de fábrica de Rosier, Etancelin, Chaboud y Giraud-Cabantous y los chasis privados de Sommer, Levegh y Claes, haciendo un total de 7 autos al inicio. La alineación la completa el Alta del inglés Geoff Crossley.

En los entrenamientos, Farina y Fangio marcaron el mismo mejor tiempo (4mn, 37s), otorgando la pole a Farina. Fagioli completa la 1ª fila delante del Ferrari de Villoresi y el Talbot de Sommer; Ascari, Etancelin y Rosier están en la 3ª fila.

A lo largo de la carrera, el Talbot-Lago, aunque más lento, se beneficia de un tanque más grande y no tendrá que detenerse dos veces como los Alfa Romeo y las Ferrari.

Farina toma la delantera, pero Fangio lo pasa, ellos preceden a Sommer cuyo Talbot no podrá contener a Villoresi, Fagioli y Ascari por mucho tiempo mientras que Etancelin y Rosier lo siguen.

Al final de la segunda vuelta Ascari, se detiene para cambiar un neumático y pierde varios lugares, comienza de nuevo en la décima posición. Fagioli ha pasado a Villoresi durante la 2ª vuelta, los 3 Alfa se encuentran a la cabeza y permanecen allí en ese orden hasta la 7ª vuelta cuando Farina pasa a Fangio. Villoresi y Sommer se disputan el 4º puesto, los franceses se llevan la ventaja en la 10ª vuelta. Los Alfa Romeo, repostarán sucesivamente, en la vuelta 11 (Fangio), vuelta 12 (Farina) y vuelta 13 (Fagioli).

Como resultado, Sommer y su Talbot se encontrarán a la cabeza desde la vuelta 13 a la 17. Etancelin pasó por Rosier mientras que Chaboud ocupa el último lugar.

En la vuelta 16, la ventaja de Sommer cayó a 12 segundos y Ascari se detuvo para repostar y cambiar las ruedas traseras.

En la ronda 20 tenemos en orden: Fangio, Farina, Sommer, Fagioli, Rosier, Ascari, Villoresi, Levegh, Claes, Crossley, Branca y Chaboud.

Desde la vuelta 21 a la 34, las Alfetas ocupan los 3 primeros lugares; sus paradas escalonadas desde la vuelta 23 a la 25 para repostar y cambiar las ruedas traseras no cambiarán la clasificación.

En la vuelta 22, Eugène Chaboud, después de innumerables paradas, abandonó con el motor averiado.

En la última vuelta, Farina, que se había detenido en boxes por problemas en la caja de cambios, fue superado por Rosier, que subió al podio. Fangio cruza la línea como ganador después de detener ligeramente a Fagioli (177.097 km / h de media).

Sigue siendo tercero en el campeonato mundial, pero a 1 punto de Fagioli y a 5 de Farina.

2 de Julio - Gran Premio de Francia:

Fue la sexta fecha del Primer Campeonato Mundial de Pilotos de la Fórmula Uno, corrido en el circuito semipermanente de Reims-Gueux, de 7,815 Km de extensión que, debían transitar en 64 oportunidades para totalizar 500,16 Km y se corrió el 2 de julio de 1950.

El Equipo italiano Alfa Romeo, presentó sus tres “Alfeta-158” con su habitual equipo de las “Tres F”. La Squderia Ferrari fue la gran ausente dado que, según lo juzgado en Spa-Francorchamps, su Ferrari 275F1 era demasiado lenta, prefirieron concentrarse en el desarrollo de la nueva Ferrari 375F1. Solo el inglés Peter Whitehead fue parte de la largada al volante de su Ferrari 125F1.

Maserati estuvo representada por la fábrica, con los veteranos L. Chiron y F. Roll, la Scuderia Ambrosiana alineaba a R.Parnell y D. Hampshire, la Scuderia Argentina “Achiles Varsi” del Automóvil Club Argentino, se presentó con José Froilán González y la "Scuderia Milano F", alineó a Felice Bonetto y Franco Comotti.

Los Equipos franceses presentaron a los Talbot-Lago y sus coches de fábrica para Etancelin, Rosier, Sommer y Giraud-Cabantous; Levegh y Pozzi estaban al volante de sus propios coches y J. Claes del del Equipo belga, con la misma marca francesa. Se presentó también, R.Manzon de Marsella y estuvo al volante de un Simca-Gordini T15 de fábrica.

La clasificación, al igual que la carrera, se desarrolló con buen tiempo y mucho calor. Fue Fangio, quien marcó el mejor tiempo (186.837 km / h) por delante de sus compañeros Farina y Fagioli. Detrás de la segunda línea estuvo ocupada por los Talbot d 'Etancelin y Giraud-Cabantous. La 3ª fila fue para el Talbot de R.Sommer y el Maserati de F. Roll y José Froilán González. El último puesto fue para el Ferrari privado de P. Whitehead.

Farina tomó la delantera desde el principio por delante de Fangio; Fagioli; Bonetto; Rosier y Etancelin. El calor imperante sería mortal para los motores y en particular las de los nuevos Talbot-Lago (más ligeros y rápidos), que carecían de una gran área frontal y cuyos motores se calientaban. Sucesivamente, Sommer; Rosier y Giraud-Cabantous deberán detenerse para volver a reponer agua. Fue José Froilán González quien abandonó primero en la 4ª vuelta con un pistón roto.

En la vuelta 10 fue R. Parnell (Maserati) quien se retiró por los mismos motivos. La hecatombe continuaría con Rosier (Talbot) en la undécima vuelta y J. Claes (Talbot) en la duodécima, ambos por sobrecalentamiento y Bonetto con la (Maserati del Milano) se les unió en la vuelta 15 con un pistón perforado. En el cuarto de carrera (vuelta 16), ya había 9 bajas para 18 participantes, el 50% de la grilla de largada. En el frente, Farina y las otras “dos F" van por delante de Etancelin, Whitehead y Manzon, cuyo pequeño Simca-Gordini está aguantando.

En la vuelta 17, Farina se detuvo durante mucho tiempo para solucionar un problema de suministro (bomba de combustible) y arrancó de nuevo en la 7ª posición. A partir de ese momento, Fangio tomó la delantera en la carrera y no volvería a unirse excepto por el repostaje de Fagioli.

A mitad de carrera (vuelta 32) Fangio está a la cabeza (a casi 169 km / h en promedio) por delante de Fagioli a 2s 9/10, Whitehead a 5mn 04s 1/10, Farina a 5mn 45s 6/10, luego lo siguen: Manzon, Levegh y Rosier (que se hizo cargo del Talbot de CH.Pozzi), Chaboud y Giraud-Cabantous.

En la vuelta 37, Levegh abandona ante la falla del motor. En la vuelta 52, Juan Manuel Fangio establece el récord de vuelta en 180,825 km/h, Farina que intentaba volver a la cima, volvió a sufrir una avería en el circuito de combustible y abandona en la vuelta 56 después de que se le estropeara la bomba de nafta. Sin embargo, se ubicará en el puesto 7 porque ha completado el mínimo de 45 vueltas requeridas por el reglamento y estará por delante del Talbot-Lago de Giraud-Cabantous que terminó 12 vueltas detrás del ganador.

Fangio gana una media de 168.729 km/h por delante de Fagioli, Whitehead, finaliza a 3 vueltas, al igual que Manzon (3 vueltas), el tándem Chaboud-Etancelin (5 vueltas), el tándem Pozzi-Rosier (8 vueltas), Farina (9 vueltas) y Giraud-Cabantous (12 vueltas).

En el campeonato mundial, Fangio suma 9 puntos (8 de la carrera y uno por el récord de vuelta) y se sitúa en cabeza con 26 puntos, sobre Fagioli con 24 puntos y Farina, con 22 puntos.

Por lo tanto, sería en Monza en el GP final de esta temporada de 1950 que, este campeonato se definiría, en el mismo GP de Italia.

Juan Manuel Fangio sabía de antemano que, Alfa Romeo deseaba un Campeonato “todo italiano”, con auto y piloto, además ya le habían ofrecido que, durante 1951 sería el Primer Piloto del Equipo Alfa Romeo, méritos y capacidad para ganar, ya había demostrado sobradamente.

Conociendo los circuitos en que Fangio ganó:

En 2015, tuve la oportunidad de visitar Francia por primera vez, había sido invitado a uno de los habituales “Seminarios de Historia Militar”, esta vez en la ciudad de Caen. Ocasión más que propicia para visitar el Museo de las 24 Horas de Le Mans, en la localidad de la Sarte y hacerme una escapada hasta el circuito de Reims-Gueux. Allí me pude enterar que, la organización de esa carrera de 1950 correspondía a las autoridades de la ciudad de Reims, el circuito propiamente dicho, se encuentra en la localidad de Gueux, a solo 10 Km de Reims. Al llegar, la historia a uno, se le viene encima. Lo conservan tal cuál aquellas épocas, con sus rectas totalmente reasfaltadas y los Boxes, su propia calle y el Patio de Boxes, se conservan con sus asfaltos originales. Así que, cómo no tocarlos, sentir su propia vibración y afinar el oído para escuchar rugir el “Alfeta-158/159” con los que ganó las ediciones de 1950 y 1951, si uno entrecierra los ojos, escuchar y ve pasar también, la Mercedes Benz W-196 (carenada), con la que ganó en 1954. Es una visita imperdible, sus tribunas, los Boxes, la cabina de transmisión desde donde transmitía Luis Elías Sojit, se encuentran tal cuál estaban en la década de los ‘50s, con las mismas publicidades de aquellos días. Hoy se utiliza para pruebas de velocidad de autos antiguos.

En 2018, tenía otro “Seminario de Historia Militar”, esta vez en la ciudad de Ypres (Bélgica) así que, cómo no conocer “Las Ardenas”, escenario de batallas en la Primera y Segunda Guerra Mundial, Obviamente, la ciudad de Stavelot se encentra en ella así que, cómo no visitar ese trazado de alta velocidad que es “Spa-Francorchamps”, recorrer el viejo y el nuevo trazado.

En el viejo trazado, un circuito semipermanente que pasa precisamente por Stavellot, Burneville, Malmédy, Masta, Hollowell, (Stavellot), la Carrire y Blanchimont, hasta llegar a “La Source”. Hoy se puede recorrer todavía, gran parte de ese viejo trazado.

En ese mismo trazado, Juan Manuel Fangio ganó con la “Alfeta-158” en 1950 y con la Mercedes Benz W-196, en 1954 y 1955.


41 visualizaciones0 comentarios